Fecha

15 formas de ampliar el acceso a la educación superior de las personas refugiadas en sus países de recepción
En todo el mundo, el 3% de los refugiados se matriculan en la enseñanza superior, según estimaciones de 2021. Se trata de una pequeña proporción de los 235 millones de estudiantes matriculados en todo el mundo.
Niños de la Paz en Ecuador

© UNHCR/ACNUR Américas

Los estudiantes refugiados se enfrentan a muchos obstáculos cuando intentan acceder a instituciones de educación superior (IES) de su país de recepción. Estos pueden incluir restricciones legales, tasas de matrícula y elevados costos de vida, requisitos lingüísticos restrictivos, dificultades para que se reconozcan sus credenciales anteriores, así como barreras adicionales por cuestiones de género a las que se enfrentan las estudiantes, entre otros.

Para un joven refugiado, cursar estudios superiores puede transformar su vida. Le ofrece desarrollar habilidades, integrarse económicamente, acceder a oportunidades de empleo y tener esperanzas de un futuro mejor. Más allá del nivel individual, la participación en la educación superior de las personas refugiadas puede apoyar la economía y el desarrollo social del país de acogida. Dado que los refugiados pasan períodos más largos en sus países de acogida, su inclusión en la educación superior es aún más importante.

Sin embargo, sólo el tres por ciento de los refugiados están matriculados en todo el mundo, en comparación con la tasa bruta de matriculación mundial del 40% en 2020. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha fijado el objetivo de que, para el año 2030, el 15% de los refugiados acceda a la educación superior.

Para apoyar a los responsables de la política de recepción, a los planificadores y a las instituciones de enseñanza superior en este objetivo común, el IIPE UNESCO y el ACNUR han publicado el documento de orientación "Acceso de los refugiados a la enseñanza superior en sus países de acogida: superar la 'superdesventaja'" (disponible en inglés).

El documento presenta 15 recomendaciones basadas en pruebas sobre cómo los países de acogida pueden apoyar de forma viable el acceso de los refugiados a sus sistemas nacionales, abogando firmemente por un "enfoque de igualdad de oportunidades" en términos de políticas nacionales, así como por medidas de atención a nivel de las instituciones de educación superior.

Para situar las recomendaciones en su contexto, el documento se centra en las experiencias de seis países (Francia, Etiopía, Egipto, Alemania, Noruega y Turquía) con una población de refugiados considerable. El documento también destaca los beneficios (y los retos) de incluir a los refugiados en los sistemas de recepción.

Por último, las recomendaciones abordan un conjunto combinado de medidas relacionadas con la política, el financiamiento y los requisitos de acceso, el reconocimiento del aprendizaje previo y las medidas de preparación e integración para los estudiantes refugiados.

 

Responsables políticos nacionales e institucionales: ¿cómo avanzar?

Últimas Publicaciones